Guanakolandia's Blog

Archive for the ‘Poesía’ Category


Carlos N. Porras (Filósofo Salvadoreño)

Carlos N. Porras
(Filósofo Salvadoreño)


Epistome Filosofal 4


Filosofia CNPorras 3


Epitomes Filosofales

Epitomes Filosofales


Que la vida, sin que tu siquiera lo sepas, te otorgue lo que merecidamente devengaste por haber contribuido al desarrollo de una sociedad más humana y justa, debería ser el epitome de un mundo mejor y de tu propia existencia.

Carlos N. Porras
Filósofo Salvadoreño

(Carlos N. Porras – Filósofo Salvadoreño)


 

RELIGION

 

Sucede que lo que predomina en el mundo actual de la predicación de puerta en puerta (por supuesto que con total ignorancia de los que deambulan mar y tierra en su propósito de evangelizar) ya no se trata de llevar el mensaje de Dios y de inculcar aspectos doctrinales sino más bien se ha convertido en una cruenta y feroz batalla por hacer llegar adeptos a sus rediles. La prédica se trocó en proselitismo.

ECONOMIA

 

La triste realidad impera en todos los modelos económicos habidos y por haber: el rico tiene un montón de plata y el pobre no tiene nada.

No se debe confundir sin embargo la pobreza con la miseria y mucho menos con la limosnería.

La pobreza, según Robert Kiyosaki, es un arte o una forma bastante novedosa, atrevida, exitosa, rigurosa, profana, bastante sui-generis de interpretar que tan en bancarrota estás. Sucede que según Kiyosaki, la pobreza consiste en no generar en el curso de un ciclo económico mayores ingresos que tus egresos. O sea que puede haber millonarios pobres y pobres ricos.

La miseria  es una situación calamitosa en al que no eres capaz de generar ningún ingreso y que te deja literalmente sin nada. Ni un lugar para vivir, ni bebida, ni alimento, ni trabajo, ni salud, … ¡¡ ni nada !!

La limosneria (termino que me ufano de etiquetar como propio) es la alternativa de muchísima gente, pobres, no pobres, miserables, astutos, vividores, sinvergüenzas, drogadictos, rufianes, traficantes, estudiantes, aventureros, los sin hogar, malabaristas, canillitas, limpuia vidrios, enfermos, borrachos, proxenetas, usureros, y muchos más, que optan por andar recogiendo los excedentes monetarios (o robándolos) de los que en su tránsito a través de las urbes ven su corazón vulnerado con muestras de amor y de compasión absoluta al ver la “supuesta miseria” de los muchos que piden en las esquinas y que a cambio de una mal entendida ruta hacia su salvación no hacen más que promover y arraigar mas la limosneria, que se ha convertido en un cáncer social que deberían muy bien los gobiernos de tratar de enfrentar y de erradicar.

No digo que no se le ayude al que lo necesita, por supuesto que hay que hacerlo, pero tampoco es bueno que personas que se usufructúen de la miseria real de otros para hacer negocio no hagan sino que hundir mas e irremediablemente a los verdaderos miserables que necesita de ese mendrugo o de esas monedas que la gente les arroja o les otorga

VENEZUELA

 

No puedo decir mucho de un presidente que habla con pajaritos ni tampoco puedo obviar que el cambio social que teóricamente se impulsa podría ser (en base a los enormes dividendos que genera PDVSA y ALBA) algo de beneficio para los pueblos.

Lo malo de este contexto es que enajena y alimenta los odios ce clase y excluye a los no creyentes en esa verdad (la que pregona cada uno de los dos grupos en pugna)

Que todo lo que se dice a favor y en contra debe examinarse bajo la lupa para poder entender lo que realmente sucede en esas tierras es digno del mismísimo Sherlock Holmes, pues la desinformación y la falta de información (de ambas corrientes en lucha) únicamente te lleva a apoyar a uno o al otro y en el fondo desconoces la verdadera realidad que incita e inflama ese conflicto.

Al final, al igual que en otras tierras, parecería que en el nivel macro de entender las cosas, existe una lucha desquiciada por los hilos oscuros y manos siniestras detrás de escenario, que mueve a todo un pueblo a fin de que algunos muy bien conocidos intereses dominantes puedan hacer usufructo de la riqueza petrolera de esa nación. Y no hablamos de ningún otro poder en especial sino del dios dinero.

Hablamos de todos los que de una forma u otra pretendes sacar ventaja de una situación que estremeces los cimientos y los corazones de un pueblo que batalla y lucha en las calles por su mísera subsistencia únicamente, sin entender, sin saber y sin lograr nada a cambio mas que le de entregar inútilmente sus vidas en una reyerta en a la que no son invitados siquiera.

ESTOS TEMAS SE IRÁN ABORDANDO PAULATINAMENTE 

  • CALENTAMIENTO GLOBAL
  • LACTANCIA MATERNA
  • EL PERREO COMO ABSURDO DE LA MUSICA
  • EL GANE DE LAS ELECCIONES 2014 DE EL SALVADOR POR EL FMLN
  • EL CUERPO HUMANO
  • SERIES DE TV
  • LOS HIJOS Y LA FAMILIA
  • SEXO
  • CARICATURAS
  • PASARELA Y GLAMOUR
  • CINE – HOLLYWOOD, CANNES, INDIE …
  • GASTO SOCIAL Y PROGRAMAS SOCIALES
  • DEMOCRACIA ANTIDEMOCRATICA

“Cerote”

UNA TRANSCRIPCIÓN LITERAL.Se utiliza con fines exclusivamente “culturales” y se efectúa la entrega de forma integral, dando el crédito del 100% de la autoría a Elena Salamanca
http://losblogs.elfaro.net/landsmorder/2014/03/cerote.html
(un poquitin de edición para efectos de mantener los estándares de WordPress únicamente)

Si yo hubiera estudiado el doctorado a los 21, 22 años, me habría aculturado con perfección. Pero tengo 30, y he pasado por un proceso de exploración histórica que me ha convertido, quizás, en una nacionalista. Yo no puedo dejar a El Salvador, un país tan pequeño que podría llevar colgado de mi cuello, como un relicario con la fotografía de un novio desalmado.

Cerote

“Cerote”, bordado sobre tela. Esta es una pieza que bordé a mi regreso a México tiene toda la ternura y agresividad que la palabra misma entraña. 

Migrar me ha hecho comprender que el uso de la lengua es una acto político.

Y no porque en los almanaques diga “idioma oficial: español”, sino por lo que las variables del español representan en la vida de las personas, por el constructo cultural que hemos erigido alrededor de las palabras, de nuestra jerga, del caliche salvadoreño.

Migrar me ha hecho mal hablada.

Nunca en mi vida había dicho “Cerote”, hasta hace unos meses. Yo he querido ser señorita -sobre todo por mi mamá-, pero desde la adolescencia digo “malas palabras”. Cerote jamás había estado en mi repertorio, no me gustaba, me parecía vulgar, y una lista infinita de prejuicios. No había caído en cuenta de su unicidad, de su identidad centroamericana.

Hace unos años, en un encuentro de poesía en Xelajú, Guatemala, mis amigos mexicanos estaban cautivados por la palabra “Cerote”, por la manera tierna de usar el pendejo, cabrón, cerote o hijueputa que tenemos los centroamericanos, por la sonoridad de las palabras.

Yo no entendía la fascinación, pero sí entendía esa manía de aferrarnos a “nuestras palabras”, porque años antes había vivido en España y había tenido un romance con un salvadoreño. Cada vez que este salvadoreño decía “vale”, yo lo corregía con un “vaya”. Y cada vez que él decía “tío”, yo arremetía con un “chero”.

A él, estos actos le parecían provincianos y en antagonismo con una resolución cosmopolita ante el viaje. A mí, en cambio, me parecían actos de amor y apego. Y por ejemplo, una noche en Salamanca, en el pequeño apartamento universitario de mis amigos Peter y Alexis, yo canté cumbia y la amé. Porque sentí que ese lenguaje era parte de nuestra identidad y sobre todo de nuestra historia -piense usted en el sentido heroico de cantar cumbia por todo El Salvador en los 80, en plena guerra-.

Por eso mismo, cuando José Luis Sanz y Carlos Martínez escribieron El origen del odio, comprendí qué era el arraigo. Y sobre todo la resistencia cultural: “Algunos eran ridiculizados en las cárceles y en las calles por utilizar palabras como cipote,cerotevergo y mara, que los chicanos consideraban vulgares.

Pero esa reivindicación de origen, de carácter, los fue consolidando. Solos, se unieron más. Golpeados, se fortalecieron.

Algunas agrupaciones clandestinas no gustaban pero cada vez pasaban menos desapercibidas. Pronto ganaron fama de brutales. Mientras otros grupos peleaban con cadenas y cuchillos, ellas comenzaron a utilizar cumas; antiguos miembros de la Playboys dicen haber conocido a miembros de pandillas que caminaban armados con hachas”.

Porque las pandillas son asociaciones infractoras, eso no es discutible, pero uno de los elementos de su nacimiento es de arraigo, de resistencia, resistencia a través de la lengua. Porque, finalmente, la lengua madre es madre (Por favor, no crea usted, no sea tontito, que estos párrafos son una apología de las bandas ilícitas organizadas, estoy procurando dar otra lectura al fenómeno:

Cuando los inmigrantes salvadoreños eran motivo de burla de los inmigrantes mexicanos por sus palabras, ellos usaron esas palabra demarcaron su identidad).

Lo que la lengua hace es, finalmente, milagroso: el órgano mismo en movimiento, su resultado sonoro, la palabra, la voz.  Por eso, ahora que vivo en México, cuando alguien usa nuestras palabras: Grencho, colocho, zarco, púshica, mi corazón salta y me siento finalmente bienvenida. Cuando oigo en otros nuestras palabras, siento que pertenezco y que quien repite mis palabras me hace pertenecer a su vida, me reconoce, me siento cobijada por su corazón.

Es una tontería, pero es un acto de amor, también, imagino.

Yo soy de San Salvador, si hablo rápido, puedo decir de “JanSalvador”, “jalvadoreña” y etc., yo creo que la identidad, los recuerdos, la memoria, están construidos con palabras. Podría perfectamente decir “chava”, pero resisto y digo “chera”, aunque tenga que explicar qué significa; lo mismo sucede cuando me resisto al “chido” y digo “chivo”.

Yo digo Vergón, nos vemos mañana, y también cuando me enojo digo Qué cerote, y describo mi pelo como colocho y mi color de piel como chele.  Yo creo que en la palabra residen el amor y el odio, y nunca dejaré las mías.

Por eso me aferro y hasta quiero esas palabras vulgares que nos negaron decir en la casa, o esas palabras afuera del español estandar que nos corrijen el Estado con sus leyes y nomenclaturas y la escuela con su escritura y lectura. Yo te quiero, Cerote, y voy a pronunciarte para no olvidar de donde vengo.

******************************************

Se le invita amablemente a aportar mas frases vernáculas salvadoreñas, como por ejemplo:

estaba embrocado, totoreco, lo tenia alzado, como la meneya, descambeyeme este billete, una cora, tantiala un poquito, purate vos, tengo un gran soco,  como se siente la gran calor, machete estate en tu vaina, nues lo mismo verla venir que tenerla adentro, lajocho, lajonce, los taojunios (por decir USA), perate tantito, anantiyo, siesque, alguashte, pepenar, ponerse a berga, deverasmente, le yede a caca el juelgo, sos bien jayan, le quiere poner a la bicha, la andaba topando, …. …. etc, …. mil veces etc.


Visitantes al blog ... hasta ahora

  • 327,072 ... y seguimos contando
The Big Day15/02/14
The big day is here.

Follow me on Twitter

Follow Guanakolandia's Blog on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 34 seguidores

Páginas

septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores