Etiquetas

, , , , , , , ,



Antes de entrar en materia, les comparto esta sensacional obra de arte. Les invito a investigar su apasionate historia. En resumén puede decirse que el creador del Puntillismo no fue apreciado en su propia tierra – Francia – y que esta gran obra terminó siendo el ícono de una gran ciudad estadounidense – Chicago.

George's Seurat Sunday Afternoon on la Grande Jatte 1884

George\’s Seurat Sunday Afternoon on la Grande Jatte 1884


Estimadas lectoras y lectores

Es un gusto saludarles y agradecerles su visita a este espacio de opinión.

Voy a plantear algo que he venido discutiendo en diversos círculos y con gran cantidad de amigos:

“Si tuviéramos que ir a votar mañana nuevamente para elegir presidente, sabiendo de antemano lo que ya sabemos hoy, le garantizo que Mauricio Funes volvería a ganar, y con mucho mas margen que en la elección anterior”

Esta aseveración no es algo hipotético sino la más palpable realidad.

La victoria de Mauricio Funes es algo histórico y trascendental, no solo por el hecho de que al fin y al cabo el FMLN logro su objetivo de sacar a ARENA del poder, aún a costa de hacerlo a través de un independiente que se catapulto al poder con la ayuda del voto duro de 800,000 correligionarios del FMLN, dispuestos a saborear las mieles de la victoria luego de 30 años de espera y de lucha combativa, desde todos los sectores en que ellos pelearon contra la oligarquía, sea en las montañas como en la Asamblea Legislativa y municipalidades, sino por el hecho que con esta decisión se puso punto final a la época del terror y del miedo y por ende de la polarización.

Óigase bien: ¡Finalmente se acabó esa irracional polarización!

Y es que el FMLN debe entender que aunque Mauricio Funes gano con ellos, Funes no les debe ninguna retribución y que por investidura constitucional es él el Presidente de la República y no ellos como partido político.

Sin embargo, es obvio que existe una simbiosis entre ambos y que sus ideales son comunes, mas no su ideario.

Funes es la mejor apuesta que el país tiene para los próximos 5 años, en todo sentido: apoyo internacional, reconocimiento e imagen actitud conciliadora, aunque debe aun convertirse en estadista.

Esta apuesta tendría el beneficio colateral de que podría dar un nuevo empuje y un nuevo dinamismo a la economía nacional, en especial de los más desfavorecidos.

ARENA parece haber olvidado ese precepto y fue la gota que derramó el vaso

Funes le conviene tanto a la derecha como a la izquierda, pero debe gobernar con sabiduría e implementar y respetar todo lo que ofreció, en especial el de gobernar con la Constitución y con la Biblia en la mano.

Es de esperar que a su llegada se instaure un régimen de respeto a las libertades y la institucionalidad, al respeto a la independencia de poderes, a la gobernabilidad y en especial a la transparencia y a combate a la corrupción

Existe la teoría que a Funes lo van a desaparecer del mapa, pero esta es una idea tan estúpida y descabellada que únicamente cabe en aquellos cerebros retrógrados y retorcidos que aun se lamen las heridas de la crónica anunciada de una derrota !exacto! Esa baja estirpe de políticos fracasados que llevaron a ARENA a entregarle el poder al FMLN.

A la derecha no le preocupa Funes pero si Sánchez Cerén y por ende al FMLN no les conviene un Sánchez Cerén sin Funes, porque ahí la matemática no encaja bien: El presidente electo tiene todo lo que no tiene el vicepresidente electo.

¡Lo que Funes puede hacer, Sánchez Cerén no puede! No por él sino por lo que representa.

Al FMLN no le interesa perder todo el apoyo y reconocimiento que Funes tiene, y por ende el partido, y darse a la tarea de recolectar dentro de tres años los frutos de una gestión excelente, y porque no, dentro de cinco años tratar de llegar al poder por meritos propios, probablemente bajo la imagen de un alcalde consumadamente potable y trabajador como lo es Oscar Ortiz.

Porque la verdadera lucha popular ahora se centra sobre los devenires que nos puede traer una nueva composición legislativa en detrimento de los intereses de los partidos que hasta ahora se vieron beneficiados con la usura y la corrupción parlamentaria, llámeseles con nombre y apellido: PCN y PDC.

ARENA por su parte tiene que reinventarse. Ese verbo no es algo fácil de implementar y de digerir.

Significa que se acabo el proselitismo charlatanero y la campana del terror y deben buscar mejores formas de vender sus aspiraciones políticas.

ARENA debe inclusive promover una reingeniería de valores y dar muestras palpables que la muy famosa marcha Arenera tiene que desaparecer en pos de un mensaje más real y consecuente con la nueva sociedad salvadoreña. La guerra termino en 1992 y ahí debe quedarse.