Etiquetas

, , , , , , ,


_

Una explosión en una plataforma de perforación petrolera dejó 11 trabajadores desaparecidos, y presumiblemente muertos, el 20 de abril. Su posterior colapso causó un gran derrame de crudo que amenaza los ecosistemas y la economía de la costa estadounidense del Golfo de México.

También representa un riesgo para el corazón de la producción de energía de Estados Unidos, tanto en tierra como mar adentro, porque una gigantesca fuga submarina esparce petróleo por todo el norte del Golfo de México entre la desembocadura del río Misisipi y Florida.

Los planes del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para ampliar la perforación costa afuera han quedado en suspenso y la gigante de energía BP enfrenta otro golpe a su reputación y una factura multimillonaria para limpiar el desastre y pagar los daños.

A continuación, una cronología del derrame y su impacto:

20 de abril de 2010 Explosión e incendio en la plataforma de perforación Deepwater Horizon, de Transocean Ltd RIG.N RIGN.S, licenciada para BP: 11 trabajadores desaparecidos, 17 heridos. La plataforma estaba perforando en el proyecto Macondo de BP, 67 kilómetros al sureste de Venice, Luisiana, a unos 1.525 metros de la superficie y a 13.000 pies bajo el lecho marino. Un mecanismo para prevenir explosiones, cuya función es evitar la liberación de crudo, falló.

22 de abril – La plataforma Deepwater Horizon, valorizada en más de 560 millones de dólares, se hunde. Divisan una mancha de petróleo de unos 8 kilómetros de longitud.

23 de abril- La Guardia Costera de Estados Unidos suspende la búsqueda de los trabajadores desaparecidos. Se piensa que han estado cerca del sitio de la explosión y se los presume muertos.

25 de abril La Guardia Costera dice que cámaras submarinas remotas detectan que el pozo está filtrando 1.000 barriles de crudo por día (bpd) y califica al derrame como “muy serio”. Aprueba un plan para lograr que vehículos submarinos remotos detengan la fuga, pero los esfuerzos para activar el sistema que previene explosiones fracasan.

26 de abril Las acciones de BP caen un 2 por ciento por temor a que el costo de la limpieza y los reclamos legales asesten un fuerte golpe financiero al gigante energético con sede en Londres.

27 de abril Los departamentos del Interior y de Seguridad Nacional de Estados Unidos anuncian una investigación conjunta de la explosión y del incendio. La Guardia Costera dijo que la fuga de crudo puede ser quemada para desacelerar su dispersión en el Golfo.

28 de abril La Guardia Costera dice que la fuga de petróleo es de 5.000 bpd, cinco veces mayor que lo inicialmente estimado. Quemas controladas comienzan sobre la gigantesca mancha de petróleo, pero se espera que cambios en los vientos empujen al crudo hacia la tierra.

29 de abril El presidente Obama promete “todos los recursos disponibles”, incluyendo al Ejército de Estados Unidos, para contener la creciente mancha, que la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, dice que es de “importancia nacional”. Obama también sostiene que BP es responsable de la limpieza.

Luisiana declara estado de emergencia debido a la amenaza contra los recursos naturales del estado.

30 de abril Un asesor de Obama de alto rango dice que no se permitirá perforar nuevas áreas, como Obama había propuesto recientemente, hasta que la causa del accidente del Deepwater Horizon sea conocida.

El presidente de BP, Tony Hayward, dijo que la compañía asume plena responsabilidad por el derrame y que pagará todas las reclamaciones legítimas y el costo de la limpieza. El Departamento del Interior ordena inspecciones de seguridad de 30 plataformas de perforación en aguas profundas y de 47 plataformas de producción en aguas profundas.

1 de mayo La Guardia Costera dice que la fuga afectará la costa del Golfo.

2 de mayo Obama visita la Costa del Golfo para ver los esfuerzos de limpieza de primera mano. Funcionarios estadounidenses cierran áreas afectadas por el derrame para la pesca por un período inicial de 10 días.

5 de mayo Una barcaza comenzó a remolcar una cámara de contención de 98 toneladas al sitio del la filtración. BP dijo que una de las tres fugas había sido cerrada por una válvula de nivelación, pero que eso no cortaría la cantidad de petróleo que se liberó.

Aprovechando un clima favorable, se habilita una quema controlada para quitar parte del petróleo de aguas abiertas.

Líneas delgadas de petróleo llegan a la costa del estado de Louisiana; la mancha avanza hacia un ecosistema delicado de aves, vida marina y a una de las zonas más ricas en mariscos comestibles en EU

LOUISIANA, Estados Unidos, abr. 29, 2010.- Lenguas desvaídas de una mancha de petróleo llegaron el jueves por la noche a la boca del río Mississippi como la vanguardia de un derrame gigantesco en el Golfo de México. 

La mancha avanzaba hacia un ecosistema delicado de aves, vida marina y algunas de las zonas más ricas en mariscos comestibles de Estados Unidos. 

Al atardecer del jueves, el crudo llegaba a la costa en líneas largas y delgadas. 

Con un mar revuelto, las vallas flotantes colocadas para proteger las playas de arena y pastizales de la costa eran rebasadas por las olas aceitosas de 1,5 metro (5 pies) de altura. 

A la distancia, las luces de la flota de embarcaciones que intenta mantener al crudo lejos de la costa se recortaban contra el horizonte mientras la luz del sol desaparecía. 

NOTAS COMPLEMENTARIAS

_

En medio de una creciente preocupación de que el derrame de petróleo en el Golfo de México podría ser mucho más alto del que ha reportado la British Petroleum (BP), expertos de la empresa preparan dos planes para contener la fuga de crudo.

Plataformas petroleras en el Golgo de Mexico

Funcionarios de la BP explicaron que los esfuerzos para contener el derrame incluyen una tubería diseñada para ser insertada en el tubo roto del pozo en el suelo marino para recoger el crudo y enviarlo a un buque en la superficie.

Si falla los funcionarios dijeron que bajarán entonces un contenedor menor en forma de campana sobre la fuga. Un esfuerzo similar con una estructura más grande fracasó la semana pasada cuando cristales de hielo se formaron en la parte superior dentro de la cúpula.

La empresa BP cargó en una barcaza un gigantesco mecanismo de metal de 100 toneladas, diseñado para canalizar el flujo de petróleo desde el lecho marino hacia un buque.

El artefacto, que es visto como la mejor alternativa para contener la pérdida en el corto plazo, demorará unas 12 horas para alcanzar el lugar donde está la fuga frente a las costas de Louisiana. Luego de ser instalado, podría comenzar a capturar crudo, dijo el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles.

Los esfuerzos se realizan mientras investigadores afirmaron que serían unos 70 mil barriles de petróleo, unos 11.2 millones de litros, los que se derraman al día por la fuga y no los cinco mil barriles que afirman los funcionarios de BP.

La empresa sostiene que desde la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, el pasado 20 de abril, se derraman cinco mil barriles de petróleo al día, unos 795 mil litros.

Pero el profesor Steve Wereley de la Universidad de Purdue dijo a la cadena de noticias CNN que esa estimación ‘es demasiado baja’ y que probablemente lo que se derrama son 70 mil barriles al día.

Funcionarios de la Guardia Costera dijeron a su vez que ‘no hay una amenaza inminente’ de que el petróleo vaya a afectar Mississippi, Alabama o Florida con el pronóstico de vientos dirigidos hacia el sureste durante.

Hasta el momento se han encontrado pequeñas bolas de alquitrán en South Pass, Louisiana al final de río Mississippi y en el sur de las Islas Chandeleur, al este de Nueva Orleans.

También en la Isla Whiskey, el punto más al oeste del estado dónde han llegado los rastros del derrame.

Científicos advierten que las zonas pantanosas amenazadas por el derrame sirven de centros de reproducción para las reservas de camarones y ostras de la región y de llegar a la zona el petróleo, ese sector quedaría fuera de operación por varios años. La pesca comercial ya fue afectada y la contaminación del petróleo afectaría la vegetación de la zona y la vida silvestre.

La superficie del enorme derrame de petróleo en el golfo de México ha triplicado su área en momentos en que aumentan los temores de los expertos sobre que pudiera ser más devastador de lo que creían hace pocos días.

El jefe de la Guardia Costera, el almirante Thad Allen, recién designado a nivel federal para hacer frente a la marea de crudo, dijo que era imposible calcular de forma precisa cuánto petróleo escapa del pozo submarino. “Es imposible un cálculo exacto del volumen de crudo que se fuga de la tubería” debido a que el lugar se encuentra a unos 800 metros de profundidad, expresó Allen.

La Guardia Costera ha calculado que unos 757 mil litros de crudo escapan a diario del pozo submarino, lo cual implica un total de seis millones de litros desde la explosión en la plataforma, el 20 de abril, en la que perecieron 11 trabajadores.

El desastre ambiental podría exceder al del buque cisterna Exxon Valdez, que derramó 41.6 millones de litros en 1989 frente a las costas de Alaska.

El presidente Barack Obama planeaba viajar a la costa del golfo de México para conocer de los esfuerzos para contener el enorme derrame. Mientras tanto han surgido documentos de la firma petrolera British Petroleum PLC, que demuestran que ésta habría minimizado la posibilidad de que ocurriera un accidente catastrófico en la instalación petrolera que hizo explosión. BP utilizaba la plataforma, la cual pertenecía a la firma Tansocean Ltd.

Se desconoce hasta qué lugares llegará la marea negra, pero ha alcanzado ecosistemas delicados cercanos a las costas y continúa sin ser contenida, lo cual ha suscitado temores de que el crudo que escapa del pozo submarino en el golfo podría ser mayor a lo calculado.

La mancha de crudo triplicó su superficie en más o menos un día. El jueves, el tamaño de la marea negra era de mil 850 kilómetros cuadrados, pero para la noche del viernes se había extendido a 6 mil 195 kilómetros cuadrados, dijo Hans Graber, director ejecutivo del Centro para Teledetección Avanzada Tropical del Sureste, de la universidad de Miami.

Dos plataformas de perforación en el golfo de México detuvieron su producción de gas natural de 6.2 millones de pies cúbicos al día debido a un gigantesco derrame de petróleo en el sector, informó al Servicio de Manejo de Minerales de Estados Unidos. Más tarde, la misma oficina dijo que otras plataformas podrían ser cerradas por la misma razón.

British Petroleum (BP) evalúan diversas opciones para frenar la fuga de petróleo en el Golfo de México, mientras crece el temor de un desastre ambiental de grandes proporciones en las costas estadounidenses.

La firma británica estudia la posibilidad hacer “disparos de basura” para tapar la fuga principal con escombros, luego de que fracasara la tentativa de canalizar el crudo mediante una enorme cúpula debido a la formación de cristales de hielo que bloqueaban el paso del fluido.

Mediante esta técnica se inyectarían escombros como neumáticos triturados a muy alta presión sobre la válvula dañada del pozo, y luego se intentaría sellarla con cemento, según funcionarios de BP.

Estas maniobras son arriesgadas porque al realizar ajustes al obturador de reventones podrían hacer la fuga más grande, según expertos.

El obturador es un enorme mecanismo de válvulas que debería haber cerrado el paso del petróleo cuando se registró la explosión y el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon el 22 de abril, y que al fallar provocó la marea negra que ya cubre una área de cinco mil 200 kilómetros cuadrados.

Otro plan que BP contempla es cortar el tubo vertical del pozo y usar tuberías más grandes para llevar el petróleo a una barco en la superficie, una táctica considerada difícil y menos deseable porque aumentaría el flujo de crudo.

“Hay una gran cantidad de técnicas disponibles para nosotros. El desafío de todas ellas es que no se han hecho a una profundidad de mil 500 metros bajo el agua”, dijo el director de operaciones de BP, Doug Suttles, al programa “Today” de NBC.

Las bajas temperaturas que se registran a esa profundidad y la oscuridad representan un reto. Precisamente ahí es donde el hielo formado dentro de la cúpula de cuatro pisos frustró los planes para canalizar el crudo a un tanque en la superficie.

No está claro si se insistirá en usar dicha estructura para tratar de bloquear la fuga.

Las opciones para evitar que 800 mil litros de crudo se derramen a diario en el mar se agotan, y al parecer no existe un plan alternativo sólido a la construcción de un pozo alterno para cerrar la fuga, lo que tardaría tres meses, con lo que los daños ambientales que ya de por sí son grandes serían catastróficos.

Se estima que desde que se hundió la plataforma unos 13.2 millones de litros de crudo se han derramado y ya se ha reportado la llegada de petróleo en algunas islas de Louisiana y Alabama cuyas costas son reservas naturales y generadoras de ingresos turísticos.

En Louisiana se informó que las autoridades solicitaron más barreras flotantes para proteger las zonas bajas y costeras. La Guardia Nacional tiene planeado comenzar el lunes a transportar por helicóptero sacos de arena a cinco zonas de la costa entre Port Fourchon y Jefferson Parish. (Con información de Notimex/MVC)

Un ejército de trabajadores luchaba sobre y bajo la superficie de las aguas del golfo de México para evitar que un derrame de crudo invada las costas de Estados Unidos, en una de las operaciones de contención más grandes que se hayan realizado.

Tapan una de tres fugas

BP logró tapar una de las tres fugas de crudo del pozo submarino dañado, usando vehículos submarinos a control remoto, pero el petróleo continuaba manando a razón de 5 mil barriles diarios (unos 795 mil litros).

Los vientos han mantenido la gigantesca mancha negra mar adentro, dos semanas después de la mortal explosión de la plataforma Deepwater Horizon.

El derrame apenas se movía. “Si se mira la trayectoria para las próximas 72 horas, no se ve mucho movimiento”, dijo Charlie Henry, meteorólogo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

La mejora del clima permitió a los equipos realizar una “quema controlada” del derrame, la primera desde el 28 de abril, cuando una llamarada de 28 minutos de duración eliminó miles de litros de crudo. A lo largo del golfo de México, las autoridades desplegaron miles de barreras de contención para bloquear la marea negra y rociaban dispersores sobre la gruesa capa de petróleo que deriva lentamente cerca de playas turísticas y zonas pesqueras de gran fertilidad, amenazando con causar una catástrofe.

Petrobras ayudará a la británica BP a contener el derrame de petróleo ocurrido la semana pasada en el mar estadounidense del golfo de México, dijo el director de Exploración y Producción de la petrolera brasileña, Guilherme Estrella. Dos mil voluntarios de las comunidades costeras del Golfo se preparaban para colaborar con la limpieza.

Las autoridades estaban en alerta para la llegada de la primera ola de marea negra en grandes cantidades a la ribera y los científicos vigilaban el impacto sobre la vida salvaje de la región.

“El riesgo que plantea el derrame de petróleo de BP para el ambiente y la economía del área del Golfo sigue creciendo”, dijo Larry Schweiger presidente de la Federación Nacional de Vida Salvaje.

“El crudo que estamos viendo en la superficie del agua es sólo parte del problema. Buena parte ha sido hundido por los dispersores y está suspendido en la columna de agua, planteando una amenaza grave para los peces y la vida marina”, añadió.

Legisladores estadounidenses en la Cámara de Representantes anunciaron un proyecto de ley similar a un esfuerzo en el Senado, que obligaría a la petrolera BP a pagar los costos causados por el derrame de crudo en el golfo de México, tal como respaldaran tanto la Casa Blanca como el Congreso. El proyecto de ley, como la legislación introducida por senadores demócratas a inicios de esta semana, elevaría a 10 mil millones de dólares el monto máximo de dinero que BP requeriría para reparar las pérdidas económicas ocasionadas por el vertido de petróleo en el golfo.

BP confía en sábado su último experimento con un tubo de una milla de largo que la captura de la mayor parte del flujo de petróleo en el Golfo de México, aun cuando la empresa dio a conocer un nuevo revés en el desastre ambiental.

Ingenieros con un obstáculo cuando se trató de conectar dos equipos a una milla por debajo de la superficie del agua. BP PLC jefe de operaciones, dijo Doug Suttles una pieza de equipo, llamado el marco, tuvo que ser traído a la superficie del agua para que los ajustes podrían introducirse en dónde encaja con el tubo largo que se conecta a un tanque por encima.

El marco tiene un tubo y el tapón, y los ingenieros de pilotaje robots submarinos se intenta utilizarlo para tapar la fuga masiva y enviar el crudo a través del tubo largo de la superficie.

“El marco cambiado, por lo que no pudieron hacer esa conexión”, dijo Suttles, quien cree que los ajustes hará que el dispositivo funcione.

Al menos 210.000 galones de petróleo ha sido efusivo en el Golfo de México desde una plataforma petrolera explotó y se hundió 20 de abril, dos días después. Once personas murieron en la explosión.

NOTAS COMPLEMENTARIAS

La última idea de BP parece tener la mejor posibilidad de éxito hasta ahora, dijo Ed Overton, profesor de estudios ambientales de LSU. En la superficie que esto sería fácil, dijo Overton, pero el uso de robots en 5.000 pies de agua con aceite brotaba de la tubería hace las cosas mucho más difíciles.

“Es algo como enhebrar el ojo de una aguja. Pero eso puede ser difícil de lograr aquí. Y te puedes imaginar lo difícil que sería hacer ahí abajo con un robot”, dijo Overton.

El tubo puede capturar más de tres cuartas partes de la fuga, BP también debe enfrentarse a una pérdida más pequeña que es más lejos. Si el tubo funciona, sería la primera vez que la compañía ha sido capaz de capturar alguna de las faltas aceite antes de que las aguas del Golfo.

La compañía trató de poner una caja sobre la fuga masiva, pero los cristales formados icelike y BP desechado ese plan.

BP también la perforación de un alivio, así que se considera la solución permanente para detener la fuga. Se trata de medio camino hecho y aún meses antes de haber concluido. La compañía también está considerando todavía con una cúpula de contención más pequeña conocida como un sombrero “de arriba”, así como un tiro basura “,” en el que las pelotas de golf y el caucho que se inserta para tratar de tapar la fuga.

Mientras tanto, BP comenzaron a rociar dispersantes submarinos en ese sitio y dijo que la fuga de sustancias químicas parecen haber reducido la cantidad de aceite de la superficie.

Los reguladores federales el viernes aprobó el uso de los productos químicos bajo el agua, que actúan como un detergente para romper el aceite en pequeños glóbulos y deje que se dispersan con mayor rapidez en el agua o el aire antes de que llegue a tierra.

La decisión de la Agencia de Protección Ambiental de los funcionarios estatales y enfureció a los pescadores, que se quejó de que los reguladores caso omiso de sus preocupaciones sobre los efectos sobre el medio ambiente y el pescado.

“La EPA está llevando a cabo un experimento gigante con nuestras pesquerías más productivas por la que se aprueba el uso de estos productos químicos de gran alcance en una escala masiva y sin precedentes”, dijo John Williams, director ejecutivo de la Southern Shrimp Alliance, en un comunicado de prensa.

Salud y Hospitales de Louisiana, Alan Levine envió una carta a BP esbozar una preocupación similar, pero la compañía y de la Guardia Costera dijo que varias pruebas se realizaron antes de la aprobación fue dada.

“Nosotros no cruzamos este umbral a la ligera”, dijo la Guardia Costera contralmirante María Landry. “Esta es una herramienta que será analizado y monitoreado”.

Como equipos trabajaron para limitar los riesgos ambientales, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, presionó a BP para dejar en claro si la compañía que limite la cantidad que pagará por la limpieza y las indemnizaciones a los afectados por el derrame.

En una carta al presidente ejecutivo Tony Hayward, señaló que él y otros ejecutivos han dicho que están teniendo la plena responsabilidad de la limpieza del derrame y pagarán lo que ellos llaman “legítimo”, afirma. Napolitano dijo que el gobierno cree que esto significa BP no limita sus pagos a una tapa de 75 millones dólares establecido por la ley de responsabilidad en algunos casos.

“El público tiene derecho a una comprensión clara del compromiso de BP para reparar todo el daño que ha ocurrido o que ocurrirán en el futuro como consecuencia del derrame de petróleo”, escribió Napolitano.

El presidente Barack Obama acusó perforadores de petróleo y su propia administración como ordenó un examen adicional de los permisos de perforación. Condenó el desplazamiento de la culpa por los ejecutivos del petróleo y denunció una “relación muy acogedor” entre las empresas y el gobierno federal.