El Salvador posee parajes sin igual, gigantescos accidentes geográficos, atrevidos riscos en su longitudinal del litoral a lo largo de sus costas, montañas majestuosas y toda clase de atractivos visuales dignas de las mas exquisitas postales.

Sucede que a menudo ignoramos las bellezas que la naturaleza nos depara en el cotidiano día a día.

He logrado recopilar una gran cantidad de atardeceres y con gusto comparto de este par de días
(sin nada mas particular que demostrar que se trata de un atardecer como mucho otros acá)

DIOS NOS BRINDA MARAVILLAS VISUALES A CADA INSTANTE
QUE IGNORAMOS IGNOMINIOSAMENTE EN NUESTRO LOCO DEVENIR
EN LA DESAFORADA LUCHA DE OBTENER BIENES MATERIALES,
Y EN NUESTRA ATROPELLADA VORÁGINE CONSUMISTA

Les dejo pues, este manjar pictórico para que VEAN que lindo es nuestro planeta … a pesar de que nos esmeramos tanto en deteriorar