De lo que se trata en años nuevos es de celebrar una nueva ilusión de que todo lo que hasta la fecha te viene saliendo bien … pues de la nada, como por arte de magia, todo lo que quieres y añoras, todo lo que ha estado saliendo mal repentinamente te comience a salir bien …

… y BAM !!!….. NADA !!! ….. sucede que todo seguirá exactamente igual …

2014
… con diferentes dígitos en la fecha y con ciertas añoranzas y desenfrenos, fastidios y desilusiones en tu corazón, porque la vida no es Hollywood y las cosas desafortunadamente no suelen desembocar o tener los finales paradisiacos que nos hubiera gustado lograr …

Ni siquiera la celebración del tal nuevo año puede resultar o ser más o menos diferente cada año …. Las mismas pírricas y paupérrimas añoranzas se vierten con las dos sacrosantas y desalijadas canciones …. “Faltan cinco pa’ las 12” … “Yo no olvido el año viejo” ….

Y el afán de cambio, comprensible e irremediablemente, se troca nuevamente en un afán mórbido y silencioso de querer callar el alma y de enervarla a “puro trago” …. a puras cervecitas,  a puro alcohol (del que te de la bolsa para comprar) … ilusiones vertida a la fuerza, a fuerza de licor ….. afanes desembocados en una irreflexiva celebración … lejos de todo y cerca de nada …. De abrazos y banalidades fútiles … de incertezas cobijadas y albergadas en un sinfín de abrazos de aquellos que tanto que te quieren y que quisieran que la magia se consumara para ti luego de estas fiestas … y que irremediablemente saben que todo pasara en diez segundos más … o en lo que te dure la borrachera

RUEGO ADIOS PORQUE ESTE AÑO DE VERDAD ME TRAIGA LOS CAMBIOS QUE DE VERDAD AÑORO Y QUE DE VERDAD MEREZCO ….. COMO PERSONA, COMO PUEBLO, COMO FE, COMO FAMILIA, COMO TRABAJADOR, COMO AMIGO, COMO PADRE, COMO HERMANO, COMO HIJO …. Como un punto del universo que clama por cambios sustantivos y grandiosos siendo tan pequeño en la inmensidad de un universo … y que en tal inmensidad es más ínfimo que el más mínimo de mis deseos …..