Currículo educativo realista

Por: Carlos Napoleon Porras Torres

 28 / diciembre / 2013  

• INTRODUCCION

Un fenómeno tan complejo como lo es la deserción escolar debe abordarse bajo la perspectiva de una solución pragmática e integral que enfatice el desarrollo del estudiante bajo una visión y metas que no radiquen únicamente en los niveles profesionales universitarios sino también en los no universitarios, en los técnicos y en los de oficios y profesiones artesanales y comerciales.

En la realidad salvadoreña, hay tantas universidades y tantos profesionales graduados que el objetivo mismo de lograr una educación profesional se ha prostituido con dogmas absolutamente equivocados y morbosos (desde el punto de vista estrictamente académico y de colocación dentro del mercado laboral).

Lo anterior puede parecer caótico y nefasto… ¡ y lo es!, pero esta premisa no dejas de ser cierta ni mucho menos bochornosa para una sociedad que promueve una carrera desenfrenada por la obtención de galardones académicos a cambio de un mejor status quo del potencial graduado y que, sin embargo, se trunca en la realidad cuando las oportunidades dentro del mercado son casi nulas, las posiciones se manipulan por prebendas y compadrazgos o por otro tipo de  favores, en muchos casos.

En el mercado laboral existe la práctica de contratar profesionales graduados al mismo precio que se puede contratar a cualquier otra persona que no tenga siquiera un galardón académico y, por ende, muchos propietarios de empresas familiares o de empresas que se manejan con muy reducidos presupuestos (mayoritariamente dirigidas por empresarios exitosos inescrupulosos y sin corte académico en el ejercicio de su función comercial) no saben siquiera el potencial y competencia de las personas que ha contratado y les dispones a ejercer funciones que nada tienen que ver con sus estudios.

Usted puede ver ingenieros haciendo funciones de pasa papeles, de secretarias, de auxiliar contable, de vendedor, de mensajero, de cajero y hasta de albañil y de conserje.

Así que el potencial de los estudios queda diseminado en un mercado sin brújula y sin sentido.

• PROPUESTA DE SOLUCION

El objetivo fundamental sería el “desintoxicar” el mercado de profesionales universitarios que ejercen funciones de artesanos o de técnicos y llenar dichas vacantes con personas que son aptas y competentes para el ejercicios de dichos cargos con una currículo educativo alterno pragmático y de valía, y más que nada QUE LA PERSONA SIENTA Y VIVA UNA VERDADERA SATISFACCION DE SER UTIL Y VALIOSOS, NO SOLO EN DEBIDO COSTO Y TIEMPO, SINO EN ALGO EN LO QUE VERDADERAMENTE ES UTIL Y COMPETENTE.

Para lograr lo anterior, se debería dar un viraje radical al pensum tradicional que va de preparatoria, kindergarten, primer grado a sexto grado, séptimo grado a noveno grado y por último bachillerato con opción a continuar con estudios universitarios y promover un currículo con múltiples salidas alternativas y con variadas opciones de realización intermedia.

Por ejemplo:

• Una costurera podría optar a lograr una certificación en dicho rubro con únicamente séptimo grado concluido.

• Un masajista podría lograr su propósito de lograr una carrera en ese rubro con únicamente noveno grado.

• Un panadero podría graduarse luego de concluir su sexto grado.

• A un chofer podría exigírsele tener bachillerato.

• A un mecánico automotriz se le podría exigir una carrera técnica no universitaria, etc.

Esta estrategia no pretendería minimizar el currículo actual sino vaciar en debido tiempo a los técnicos y artesano que tanto necesita la sociedad y que no requieren de grados académicos universitarios para su ejercicio.