PONENCIAS SOBRE “GOBERNAR CON VISIÓN SOCIAL” Capítulo 03: Sobre “La Pobreza ”


CONCEPTOS Y AUTORÍA INTELECTUAL
CARLOS NAPOLEÓN PORRAS
(EL SALVADOR)

Hablando de lo que uno no quisiera verdaderamente hablar en una sociedad tan comprometida, banal, sin sentido, polarizada, corrupta, insidiosa, denigrante, esquizofrénica, insensible, adicta al consumo, sedienta de dinero y poder y sobre todo: apartada de los valores más elementales que rigen el ser y el yo de cualquier ser humano.

Vivimos en una sociedad en que impera la unicidad. Queremos ser los únicos en todo y ser los primeros en todo y desafortunadamente, la mayoría de las veces, terminamos siendo exactamente todo lo contrario: certámenes de belleza, eventos deportivos, pujanza económica, bienestar social, valores morales, ética, decoro,

Pero, volviendo al tema del que queremos hablar, enfocaremos nuestra prosapia y nuestra mejor liturgia (no sacrosanta) en tratar de hilvanar unos cuantos párrafos dirigidos en el mejor y más amplio sentido a un tema que verdaderamente aqueja a la sociedad salvadoreña y que la ha llevado a sumergirse en una caótica, interminable y mezquina vorágine social.

Hablemos pues de “La Pobreza” y de “La Riqueza”

Me abstendré de comentar sobre el segundo porque en realidad se poco de él, salvo la percepción que me da el haber vivido toda mi toda en el otro lado de la ecuación. Y es que difícilmente podes hablar de lo que no conoces; especialmente, desde la óptica en que deseo abordar el tema de la contraparte:

La Pobreza

Hay ciertos enfoques sobre el hecho de ser pobre y sobre ser rico que vale la pena abordar. Uno de ellos, del distinguido creador de un mercado excepcional, complejo, sutil, un poco macabro, ilusorio, inexacto y muy convenientemente explotado: Don Robert Kiyosaki.

En su libro “Padre Rico, Padre Pobre”, el distinguido autor plantea que la riqueza no es más que una ecuación matemática en la que se conjugan de forma bastante simplificada dos elementos: lo que producís versus lo que gastas.

A partir de ahí establece que si la diferencia entre ambos es favorable al gasto, entonces sos pobre; y si resulta ser lo contrario, entonces sos rico.

En realidad no lo dice así pero por supuesto que debo exagerar un poco y llamar la atención de mi distinguida audiencia.

En realidad habla de “generar riqueza” cuando el gasto es menor que el ingreso mensual.

Lo trivial de esta “matematicidad complejamente absurda” es que para el señor Kiyosaki pasa desapercibido un elemento fundamental entre los dos diferentes resultados de la ecuación y explico por qué.

Si usted es capaz de genera riqueza, esta riqueza, debe ser ponderada dentro del contexto social en que se ha generado y debe poder compararse con el resultado de lo que significa haber generado pobreza (aunque este postulado es ignorado de forma explícita y bastante conveniente por el autor)

Porque digamos que usted ha generado $1 de riqueza y su salario es de $300 al mes. También supongamos que alguien mas ha generado pobreza de $1, pero su ingreso mensual es de $12,000 al mes.

C’mon … get serious; give me a break !!!

Presupondrá usted que no hay forma de comparar el dólar resultante de la ecuación cuando el contexto general establece una diferencia de 400 veces el nivel de ingreso entre el “rico de la ecuación”, que en realidad es pobre) y el pobre de le ecuación” (que en realidad es 400 veces más rico en función del ingreso comparado respecto al rico que ha determinado el resultado de la ecuación)

Así que hablemos como se dice en El Salvador “a calzón quitado” y dejémonos de “absurdicidades absurdamente absurdas”

Believe me, o está mal escrita; sucede que me la acabo de inventar la palabrita. Pero lo bueno es que se entiende con solo leerla, ¿no?

Ok ¡

No se vaya a creer que este capítulo es una oda contra el rico y el envilecimiento del dinero o del capital per-se. Tampoco es una oda contra quienes ostentan capital. No es igualmente un derroche populista que busque cortejar simpatías con las clases que no son ricas y que aspiran desesperadamente por serlo.

Muy por el contrario, enfocaremos la necesidad social de que haya riqueza dentro del sector productivo y comercial, y de que haya individuos ricos en la sociedad.

Partamos mejor de este postulado: “No deberían haber pobres” en nuestra sociedad

Y ese postulado no pretende establecer de forma alguna que todo el mundo gane lo mismo o que todo el mundo sea igualmente rico. Ya lo dice en Evangelio en su capítulo referente a los dones de cada uno y de su capacidad de multiplicar los mismos. “To each his own” dice el refrán, ¿no?

Debemos enfocar igualmente que para una sociedad sana y prospera, el que no haya pobreza es “convenientemente conveniente” para todo el mundo porque (aparte de los factores psíquicos, morales y religiosos) genera cierta condición de confort y estabilidad social que minimiza el riesgo de desviaciones sociales y rebeliones contra el status-quo.

Errores Mayúsculos en la Percepción de la Pobreza

Hay “Errores Mayúsculos en la Percepción de la Pobreza”, en especial (y de acá en adelante en voy a referir estrictamente a la realidad político social que impera en El Salvador) la que tienen los políticos y especialistas sociales que son voceros de los grandes medios de comunicación y cuya opinión tiene un privilegiado, aunque pútridamente asentado sitial que se sustenta sobre una anormal y corrupta percepción de lo que es “La Pobreza” en El Salvador.

Hablaremos pues de pobreza, pero no la pobreza de Kiyosaki sino la “pobreza diadeveras”.

Primera y “deverasmente” (palabra que significa “verdaderamente” para los que no hablan salvadoreño inculto) hablemos sobre pobreza extrema, sobre miseria, sobre falta de capacidad adquisitiva, sobre desempleo, sobre podredumbre, sobre insalubridad, sobre mendicidad (de la real), sobre falta de vivienda, falta de un techo, sobre enfermedades que no se pueden tratar por falta de medicamentos o por las falta de capacidad de poder adquirirlos, de podredumbre, de falta de higiene y sanidad, falta de alumbrados, falta de agua potable, falta de alcantarillados, falta de estudios, falta de transporte, falta de ropa, falta de esparcimiento, falta de calzado, falta de trabajo, falta de prestaciones sociales, falta de desarrollo, falta de financiamiento, …, en fin … falta de casi todo.

Con el debido respeto te digo que ningún privilegiado invitado a canales de televisión para entrevistas con cobertura nacional y que sirven para crear imagen y opinión, puede hablar de lo anterior a nivel de experto. Es inconcebible escuchar a los políticos y otros especialistas nacidos en cunas doradas hablar de algo que en realidad desconocen y que jamás, no remotamente han vivido.

Yo quisiera y añoro poder entrevistar a un rico en su calidad de rico y que me deje sabe y me explique las posturas y postulados de su condición como tal.

Lo que me parece fastidioso es escucha a millonarios predicar en calzoncillo hablando de pobreza. Es una aberración y una atrocidad escuchar a millonarios y políticos que jamás han sabido lo que significa ser pobre enaltecerse y dignificar sus posturas políticas hablando e como van a corregir la pobreza y de cómo van a ayudar a los más pobres.

Es una verdadera falacia y un desatino total. Es un insulto a la inteligencia y es una verdadera afrenta a la dignidad de quienes son pobres verdaderamente y que independientemente de quien sea que gobierne, por el mismo desconocimiento de lo que es la pobreza, una vez sentado en el poder se olvidan de sus triquiñuelosas palabras y promesas y se dedican a gobernar a su santo antojo para logras sui viles y oscuros propósitos que escindieron bajo la sartén de “los pobres”

Igualmente bueno sería que en dichos programas de opinión, llevasen a gente verdaderamente pobre para que nos dejase saber de primera mano lo que piensan y de lo que creen que sería la solución a su situación de infortunio social.

Tal vez, los millones que se requieren para formular y echar a andar una campaña política a nivel nacional, fastuosa y opulentamente, aberradas e insanamente ricas, servirían sino para corregir y paliar en parte la miseria social que viven miles de salvadoreños.

Por qué imagínese usted si los candidatos a la presidencia de la república se abstuvieran de gastar los 150 o 200 millones de dólares que utilizan cada uno para anuncios y campaña propagandística (en cinco candidatos serian mil millones de dólares ($1,000,000,000) o sea Un Billón de dólares US.

Imagínese usted cuantos hospitales medicamentos, ambulancias, buses, casas, fabricas, empleos, letrinas, escuelas, alcantarillados, calles, reparaciones, talleres, consultorios, profesionales graduados, deportistas, equipos, ambulancias, carros de bomberos, panaderías, guarderías, mercados, muelles, barcos, hangares, cultivos, molinos, iglesias, parques, balnearios, miradores, centros de capacitación artesanal y profesional, centros de rehabilitación, etc. etc. etc. etc. etc. etc. … etc.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s